Carlos V emperador conocido por su faceta de trotamundos, eligió las tierras de Castilla y Leon para realizar su Último viaje. un recorrido que hoy se ha convertido en una ruta geográfica e histórica y que discurre por 24 ciudades y pueblos de esta comunidad.

Cinco son las provincias que se tendran que recorrer para seguir los pasos  del emperador.  Entrando por el norte de Burgos a través de la Villa de Agüera,

Continuara rumbo a Palencia para dejar atrás Valladolid, Salamanca y Avila. En esta provincia Avila concluye la ruta de Carlos V por Castilla y Leon.

En esta ocasión nos vamos a centrar en su paso por Palencia.

La primera parada la tenemos en Palenzuela

Palenzuela es de esos pueblos que conservan el sabor de una villa mediebal en sus calles y edificios lo corrobora el que haya sido declarada Conjunto historico Artístico.

Continuaremos el camino hasta el pueblo de Torquemada, el cual atraveso de camino al Monasterio de Yuste.

Una villa que visitó en numerosas ocasiones y que hoy cuenta con numerosos atractivos,  desde el punto de vista del patrimonio y naturaleza.

Torquemana tiene uno de los mas bellos conjuntos  de arquitectura popular que son sus bodegas.  Una autentica ciudad construida bajo tierra  y que aún guarda en sus entrañas las barricas de vino que vivieron su máximo esplendor desde finales del siglo XVI hasta el XX. Hoy reconocido como vino de Arlanza.

y por Último Venta de Baños,  Camino de Dueñas, Carlos V atravesó las tierras de Venta de Baños y, con toda probabilidad, una de sus paradas la realizó en la Iglesia de San Juan de Baños, en el término de Baños de Cerrato.

Anuncios