Toda la provincia de Palencia se caracteriza por tener una gran variedad de paisaje.

Como el maravilloso Mar de Castilla.

El cuál se puede visitar cualquier época del año, ya que cada época nos transmite un color, un olor y una visión totalmente diferente.

La montaña Palentina, visitable tambien en cualquier época del año y que rompe el tópico de la llanura palentina.

O el gran legado monumental que para muchos es totalmente desconocido.

Desde nuestro humilde blog os hemos querido hacer llegar un poquito de esta provincia que a nuestro juicio está totalmente desconocida y que merece la pena visitar, por ello hoy os vamos a enseñar otra joyita.

La Laguna de la Nava en Fuentes de Nava.

Como llegar:

A 2 Km de Fuentes de Nava, localidad perteneciente a la provincia de Palencia, se encuentra la Laguna de la Nava. Dicho humedal se sitúa en el corazón de la Comarca de Tierra de Campos, una de las comarcas naturales más grandes de Europa, como así lo corroboran sus 7000 Km2 repartidos entre las provincias de Palencia, Valladolid, León y Zamora.
Para ello tomaremos la carretera León-Benavente (N-610) ( saliendo desde Palencia) y a la altura de la localidad de Mazariegos , en el Km 17, nos desviaremos a la derecha dirección Fuentes de Nava por la carretera local P-940 que nos conduce directamente al humedal.

La laguna de la Nava, es uno de los espacios más importantes de toda la Comunidad Autónoma desde el punto de vista faunístico. Están catalogadas 253 especies de vertebrados, destacando sin duda, las 221 especies de aves, que suponen algo más del 41 % de las especies de aves de España, incluidas las Islas.

Lo característico del humedal es que para los amantes de la flora y fauna es visitable toda la época del año.

De octubre a marzo acoge cerca de unos 20000 aves en invierno. Es zona de importancia internacional para el ánsar común (Anser anser) con concentraciones máximas de hasta 10.000 individuos.

y otras muchas especies de patos, como azulones,

Cercetas

silbones o cucharas, se cuentan por cientos o miles.

Durante la migración primaveral, de febrero a mayo, se pueden observar hasta 41 especies de limícolos (chorlitos, archibebes, agujas, correlimos, etc) en las praderas someramente encharcadas. En algunos días de este periodo prenupcial, los bandos de estas viajeras aves son especialmente abundantes.

En el verano, a pesar de estar casi seca, la Nava sirve de refugio a varios miles de azulones (Anas platyrhynchos) mudando y hasta 900 cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) se juntan en bandos premigratorios en las praderas, aprovechando un abundante recurso alimenticio: los ortópteros (saltamontes).

En la Nava tampoco faltan registros de aves raras o escasas en la Península, muy apreciadas por el ornitólogo más especializado. Es el caso de la barnacla cariblanca (Branta leucopsis),

El ansar piquicorto (Anser brachyrhynchus),

el ansar careto (Anser albifrons),

El silbón americano (Anas americana,

el carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola).

Para este pequeño pajarillo, la Nava, cumple los criterios de importancia internacional, al pasar por la laguna en su migración otoñal, varias decenas de estos sílvidos de distribución oriental.

la observación de todas las aves se puede hacer en los observatorios que están distribuidos por toda la laguna para no molestar a las aves.

Anuncios