Hoy realizaremos una ruta entre los pueblos: Támara de Campos, Santoyo y Astudillo.

Támara se encuentra situado a 30 km de la capital , cerca del Camino de Santiago.

Antiguamente debió haber alguna población romana, también asentamientos visigóticos  y a parte de ser lugar de batalla fue también lugar de pactos que afectaron a reinos cristianos de la península ibérica. La Iglesia de San Hipólito o también conocida como “La Moza de Campos” es una auténtica catedral del siglo XIV -XVI.


Es una obra de transición gótico-renacentista y rematada con una imponente torre de la Escuela de Juan de Herrera, construida tras el desplomarse la primitiva. 

Consta de tres naves y llaman la atención varios de sus retablos,

la pila bautismal,


el órgano(uno de los más antiguos de toda Europa y situado sobre una estrecha columna), el coro de estilo gótico flamigero y la reja gótica.

Muy cerca encontramos una iglesia medieval románica, es resto de la casa de los hospitalarios de la orden de San Juan de Jerusalem, en el interior hay una serie de elementos de carácter etnográfico.

Santoyo

Destaca su magnífica iglesia (s. VX y XVI) donde se ven orígenes románicos y continuación gótica. Consta de tres naves  y crucero abiertos con bóvedas de cruceria y una gran cabecera de planta poligonal con bóveda de cruceria estrellada

.

Impresionante retablo renacentista con toques posteriores barrocos. También destaca en el templo la excelente torre de aires románicos y el pórtico plateresco.

Astudillo

Declarada Conjunto Histórico Artístico en 1995. En esta antigua villa de origen medieval es aún posible perderse por sus laberínticas callejuelas contemplando su arquitectura tradicional.

Protegido en otros tiempos por el Castillo de la Mota y sus recias murallas, se alzan las iglesias de San Pedro, Santa María y Santa Eugenia.El edificio más singular es el Convento de las Claras y su Palacio estilo mudejar, testigo de los amores entre Pedro I y Maria de Padilla y fuente de innumerables leyendas que junto con los misteriosos pasadizos que recorren el pueblo hacen de este un lugar especial. Astudillo tierra limítrofe entre Cerrato y Tierra de Campos deja ver diferentes paisajes: los amplios páramos calcáreos cerrateños, las campiñas arcillosas de Tierra de Campos y también la fértil vega del río Pisuerga.

 

Anuncios