La provincia de Palencia es la zona más rica en monumentos románicos de Europa. En ella podrás ver desde grandes iglesias parroquiales románicas, hasta humildes ermitas rurales, pasando por conjuntos monásticos, pilas bautismales, capiteles, …

Pero, ¿Cómo surgió el arte románico?

Para hablar del fundamento del arte románico hay que comprender la situación de la iglesia cristiana cuando aparecieron los primeros templos de este estilo. Y a su vez, ello exige determinar cuáles fueron las construcciones románicas más antiguas. En ese sentido todo apunta a la Lombardía, en el norte de Italia, concretamente a la basílica de San Pietro D’Agliate erigida en torno al año 860. Corrían los siglos que vieron el apogeo del fenómeno del monacato. Los monjes surgieron como consecuencia de la proliferación de ermitaños que, por distintas razones de índole practica, acabaron por reunirse en comunidades para tratar de vivir fraternalmente. Con el tiempo, estos grupos se convirtieron en centros de poder regional que levantaron templos y monasterios, núcleos con un carácter protector o defensivo, reflejo del concepto cerrado de las sectas religiosas. Estos edificios serian el resultado de dicha noción, y de ahí el carácter interno de sus construcciones: como burbujas de gruesas paredes que se defienden encapsulándose frente a un medio hostil. En Oriente  se construyeron iglesias cristianas parecidas un par de siglos antes, y también tienen ese carácter cerrado y defensivo los viejos templos visigóticos españoles. El cristianismo aún era centrípeto y se movía hacia adentro. Luego el devenir de la historia lo saco hacia afuera y produjo el arte gótico, que es su extremo contrario.

La iglesia de San Martin, en Fromista (Palencia), es una de las manifestaciones esenciales del románico español.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios