Un postre típico de la cocina palentina que se prepara en estas fechas son las orejuelas. El nombre de orejuela viene porque entre sus ingredientes se encuentra el orujo. Es un postre delgado y crujiente cuya elaboración se trasmite de madres a hijas como legado de cada casa llegando a otras provincias.

Se hacen para comer en carnaval pero la realidad  es que se comen durante todo el mes de febrero.

orejuelas

INGREDIENTES:
3 huevos, Un chorrito de orujo, 4 cucharadas de aceite, una naranja, 4 cucharadas de azúcar, ½ cucharadita de levadura en polvo, Harina, Aceite para freír

PREPARACIÓN:

Freír un poco de aceite con la monda de naranja y dejarlo enfriar, añadir y batir los huevos, el azúcar, el orujo, la levadura y el zumo de la naranja, añadir poco a poco la harina y amasar hasta conseguir que la masa quede homogénea.

Cuando tengamos la masa en una bola que no se pegue a los dedos la tapamos con un paño y la dejamos reposar una media hora.

A continuación se espolvorea con harina una mesa, se coge un poco de masa y se extiende con un rodillo hasta que tengamos una lámina muy fina, cortamos en cuadrados-rectángulos  y se fríen en aceite a temperatura media alta.

Por último, las sacamos y dejamos en una fuente con papel absorbente para quitar parte del aceite y espolvoreamos azúcar, también se le puede echar miel, de ahí la frase “miel sobre ojuelas”, esto ya depende de los gustos.

Anuncios